AOV en la cocina

El Aceite de Oliva Virgen (no Extra) AOV tiene una acidez baja propia de un buen aceite de oliva molturado a partir de aceitunas en un estado óptimo de maduración. A diferencia del AOVE, el AOV casi no tiene los intensos aromas y sabores afrutados propios.

En la cocina para: freír, cocer, guisar, asar, hornear o brasear, etc, si se utiliza un AOVE, se perderán todos los aromas y sabores propios, por lo que se recomienda para estos usos el AOV.

Resumiendo se explican las siguientes recomendaciones:

  • Usar AOV en la cocina para: freír, cocer, guisar, asar, hornear…
  • Usar AOVE para su consumo en crudo, por ejemplo: aliño de ensaladas, sobre pan tostado, en salmorejo o gazpacho…

Y a disfrutar del AOVE y el AOV.

Salmorejo con AOVE