Picualia

Almazara Picualia

Picualia nace de la fusión de las cooperativas agroalimentarías de Agrícola de Bailén y Virgen de Zocueca en 2009. Dos cooperativas agroalimentarias que decidieron darle el nombre de Picualia a una potente y moderna almazara. Destaca especialmente que la variedad de fruto que recolectan es Picual. Dicha variedad es la que más efectos antioxidantes y más saludable de entre los 2600 tipos de aceituna que existen

La fusión de estas dos almazaras se realiza con estos objetivos:

  • Producir y comercializar AOVs y AOVES de manera sostenible y respetando constantemente el medio ambiente. Así, se generan aceites de oliva de alta calidad acordes a los paladaras más exigentes.
  • Ser referentes en la producción y comercialización de Aceites de Oliva Vírgenes Extra de alta calidad. También, ofrecer experiencias oleoturísticas de primer nivel en sus modernas instalaciones.

Picualia es emblema de calidad y modernidad. Tras la fusión, la almazara cuenta con cerca de 1.000 socios, adquiere una capacidad de molturación de 30 millones de kilos de aceituna y en torno a los 6 millones de kilos de aceite en su bodega.

Actualmente, en el año 2016, Picualia ha obtenido diferentes premios y reconocimientos nacionales e internacionales. Destaca el premio AEMO a mejor almazara de España en esta campaña 2015 – 2016, lo que ha supuesto una motivación para seguir aportando la esencia Picualia: Pasión, tradición, dedicación y vanguardia.

Picualia  cuenta con una gama de productos que comprenden una línea Premium, Gourmet y Familiar. Puedes adquirir sus productos en nuestra tienda.

Picualia logo

 

Localización de Picualia

En el corazón de la provincia de Jaén (Andalucía), al pie de la autovía A-4 que conecta los principales núcleos urbanos del sur de España (Cádiz, Sevilla, Córdoba) con Madrid, encontramos Picualia. Olivos centenarios de la campiña norte de Jaén y de las faldas de Sierra Morena dan como resultado un excelente AOVE de la variedad Picual.

Cultivo y recolección

La recolección. Una vez ha finalizado el mes de Septiembre, la aceituna comienza a mostrarse en su estado óptimo de madurez. A partir de ese momento se ponen en marcha los equipos mecánicos para recoger el fruto directamente del árbol.

Recepción del fruto en la almazara. Cuando se tiene el fruto, se descarga en el patio de recepción de aceituna. De allí pasará por las diferentes líneas de recepción dependiendo de la calidad del fruto, con el objetivo de limpiar y depurar las posibles impurezas de la aceituna. A través de cintas transportadoras, la aceituna encontrará su final en el molino, una potente maquinaría capaz de cortar ese fruto y transformarlo en una masa de la que posteriormente se extraerá el zumo de aceituna.

La molturación. Transformada la aceituna en una masa, es momento de poner en marcha el proceso de batido y decantación. El batido se realiza a través de maquinaría de última generación y a baja temperatura (inferior a los 25º). Con esto, se busca obtener mejor calidad y evitar que se pierdan aromas y flavores que caracterizan al buen AOVE.

Una vez se ha batido la masa y se empieza a obtener los primeros signos de aceites, se decanta esa masa con la finalidad de separar las partes sólidas de la masa (la pulpa, el hueso y otros subproductos que serán posteriormente aprovechables) de la parte sólida que será el aceite de oliva virgen extra.

Almacenamiento y envasado

El almacenamiento. El siguiente paso será el almacenamiento para su posterior envasado y puesta a disposición de los consumidores. En este paso, se almacena el aceite en una bodega completamente acondicionada para que el producto se mantenga en las mejores condiciones y pueda ser envasado como AOVE de alta calidad.

El envasado. En Picualia se envasan tres gamas de productos dependiendo del mes de recolección. En la envasadora, adaptan perfectamente sus líneas en función de las calidades del fruto. Con esto, y gracias a su estándar de calidad BRC IFS, aseguran que es un producto Premium, con un control exhaustivo y una correcta trazabilidad.